jueves, 20 de diciembre de 2012

EL CAMINO AL CIELO


Cuando tenía 10 años, mientras desayunaba en casa con mis padres, mi papá nos  empezó a contar a mis hermanos y a mí, lo que pasó con  mi abuelito.
Se puso de pie y empezó a decirnos que cuando el tenía 20 años, mi abuelito murió “temporalmente” por toda  una semana. Cuando despertó, le contó a mi papá lo había  visto y pasado.
Después de ese suceso extraño, le dijo que caminó y vio una luz brillante que la atravesó y después camino por cerros, quebradas y montañas. Luego, al llegar a un gran río de color rojo que  parecía de sangre, no sabía cómo atravesarlo; vio a su perro al que lo había querido mucho lo abrazó y caminó al borde del río se lanzó con el perro para llegar nadando a la otra orilla. Ya en el río, una extraña fuerza jalaba a mi abuelito para que no cruce el rio. Después de pasar el río, el perro regresó a la otra orilla.
Y mi abuelito se quedo triste por su mascota, pero siguió corriendo hasta que llegó a un portón enorme era casi como la puerta de un castillo, lo atravesó y caminando un poco mas llegó a otra puerta donde había una persona que le dijo: “Tu no tienes porque pasar esta puerta” y mi abuelito contestó: “Yo tengo que llegar porque mi alma ya fue llamada”. Lo dejaron pasar, ya llegando a la ultima puerta se escuchó una voz que decía: “Regresa por donde viniste porque todavía tienes que vivir un tiempo más”. Después de esa aventura sobrenatural mi abuelito despertó en su casa.
Hasta hoy no puedo creer nada de lo que pasó a mi  abuelito, pero me gusta  escuchar esta historia.

ANA  BEATRIZ  CHECYA NIFLA
Villa Cerrillos, Cerro Colorado, Arequipa
2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada