jueves, 20 de diciembre de 2012

EL NIÑO Y LA PULGA


Una  mañana muy calurosa se hallaba sentado en la puerta de su casa un niño llamado Joaquín que tenía 12 años, era alto, delgado y muy divertido. Decide ir al bosque que quedaba al voltear la esquina de su casa, al llegar al bosque se sintió muy cansado y decidió sentarse al pie de un árbol que le proporcionaba una sombra muy refrescante. Sintió que le picaba su cabeza y se rascó, sintió que se le había pegado una especie de bolita en su dedo meñique así que bajó su mano de la cabeza y se encontró con una sorpresa… un piojo, éste estaba gordo y muy alegre, Joaquín se sintió muy enojado, por ello exclamó: “¡Qué haces!”. El piojo le respondió: “Yo nada, sólo tenía hambre”.
Entonces Joaquín no sabía qué hacer, al instante el piojo suplicó: “Déjame vivir en tu cabeza”, pero Joaquín no podía, pues si lo llevaba a casa lo matarían, así que decide  hacerle un hogar en el árbol, y así lo hizo, al pasar el tiempo Joaquín sabía que había hecho una buena acción. Desde ese día Joaquín y el pequeño piojo se reunían por las tardes a platicar sobre todas sus aventuras.

Margot Fernanda Blas Mitma
Villa Cerrillos, Cerro Colorado, Arequipa
2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada