jueves, 20 de diciembre de 2012

EL CHINCHILICO QUE SE LLEVÓ A LUIS


Cuando Luis tenía un año de edad, sus papás siempre se mudaban de casa. Primero se fueron a lima, luego a Cuzco, después a Tacna. Hasta que llegaron a Puno y allí vivieron durante tres años.
Luis había cumplido dos años. Su mamá se fue al mercado por la mañana dejando a Luis dormido. Cuando su mamá llegó, vio a un hombre flaco y pequeño que se quería llevar a Luis. Parecía tener mucha hambre. Su mama corrió y alzó a Luis; ese hombre extraño saltó como un sapo y desapareció en la oscuridad porque todavía no había salido el sol.
Durante los días siguientes el pequeño lloraba mucho y su mamá le contó esto al abuelo de Luis. Él le dijo que debajo de esa casa, antiguamente existía una mina y en ese lugar vivían los chinchilicos. Ese mismo día bautizaron a Luis y sus padrinos le regalaron muchos juguetes. Después de una semana el chinchilico volvió para llevarse a Luis; cuando lo tocó, inmediatamente el chinchilico ardió en llamas y desapareció. Desde ese día nunca más volvió a aparecer el chinchilico cerca a la casa.

José Diego Quispe Cahuana
Villa Cerrillos, Cerro Colorado, Arequipa
2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada